De lo artesano bajo los efectos del metamizol, paracetamol, diazepam, pantoprazol y tramadol.

El trabajo en el taller es por lo general gratificante. La monotonía de cortar, pegar, coser o ensamblar encierra un pausado ritmo a modo de mantra que facilita la reflexión tranquila y el curso plácido de la memoria. En la fase previa, cuando hierven las ideas y la imaginación dispara sus ambiciones, el estímulo de la creatividad procura sentimientos y emociones sobre los que el trabajo del artesano encuentra un segundo fundamento a su bienestar. Entre una fase y otra no hay pausas, las ideas no pueden esperar, no deben esperar, no saben esperar. Esperar es cosa de las herramientas. Una herramienta noble alcanza ese grado altísimo de utilidad cuando duerme en paz sobre la mesa, cuando está quieta, inerte, a la espera pertinente de su movilización. La idea la pone en movimiento, y conservar esa nobleza es entonces responsabilidad del artesano. Sobre la mesa de trabajo, el oficio establece entre una y otra un princípio de fusión, y cuando lo creado surge, el objeto encarna las virtudes y las imperfecciones de un ritual no por repetitivo, menos único, pero en sentido estricto, no original. Algo así lo es cuando el hecho creativo devuelve su resultado al origen, al caos del que es hijo. No es la prioridad de la artesanía. Al contrario, en la belleza de su funcionalidad hay un pacto permanente con el orden vivo de las cosas y de los hombres. Y así como el arte sublima la materia para hacerla menos alcanzable, la artesanía opera su transformación para convertirla en necesaria.

De la colección de Herméticamente Recto  Contacto: eladiore@yahoo.es

Danilo Manso no usaba maletín

Originalmente, este poema fue escrito en inglés y encontrado en un maletín. Todas las mentiras que se vierten en la red acerca de su paso por Florida, en cuya Universidad Internacional Danilo Manso asistió a uno de sus seminarios de Literatura Hispánica, son en esencia verdaderas. Ni hablaba inglés, ni entró en contacto con poetas americanos, ni tuvo una amante angloparlante ni, por supuesto, asistió nunca a cursos o seminarios en ninguna universidad. Probablemente, los testimonios acerca de Danilo Manso en Florida sean también falsos. Sin embargo, hay pruebas concluyentes de que el poema que sigue fue escrito originalmente en inglés, publicado en Florida y escrito de puño y letra por Danilo Manso. Misterios de la literatura.

De noche, al final,

cuando su cuerpo milimetraba

con cálculo infame la distancia

que nos separaba, yo sentía

su calor ligero y turbio como un mal

que avanzaba hacia mí.

La cama se hacía tan grande

como un océano frío, la oscuridad

estrecha y pequeña, el abatimiento

quizás desmedido.

                                     Y no era deseo

lo que yo esperaba sino algo

más simple y más torpe, más imposible,

un sencillo roce que me hiciera

sentir la vida.

No lo había, así que con impotencia

me abrazaba a esa sostenida respiración suya,

el último abismo de aquel cuerpo que

definitivamente huía.

 

                Maletines   Medidas 30cm×35cm   Contacto: eladiore@yahoo.es