Notas para combatir el aislamiento. Sexto jueves.

Mi tablet parece que tiene síntomas, está rara, hace tiempo que estaba rara, lo de ahora parece más grave. Cada vez en menor número de horas se queda sin fuerzas, sus defensas bajan rápidamente a cero y sólo conectándola con urgencia a un proveedor de energía responde provisionalmente. En ocasiones se reanima con una celeridad que invita al optimismo, pero es engañosa: cae de sopetón en una flojera que me obliga a pensar lo peor. Es una tablet, no se va a acabar el mundo, pero aplico sobre ella los cuidados de quien se aferra a la supervivencia. De algún modo, también ella me está ayudando a mí a sobrevivir, o, para no exagerar los dramatismos, a sobrellevarlo. Ayer tuvo que estar todo el día acoplada a una salida de alimentación, sin lo cual no hubiera podido ni parpadear. Hoy se ha levantado con ganas y parecía querer andar sola, ha salido al porche, ha tomado un poco el sol. Un poco, y en poco tiempo de nuevo al enchufe para reanimarse. Al abrir una página de notas para escribir, se ha resentido. No me escribas mucho, sólo frases cortas, me ha pedido con apenada resignación. Haré lo que ella me pida, lo que haga falta, pero creo, ojalá me equivoque, que en breve ya no podrá moverse. Con el fin de aliviar el esfuerzo que para ella supone mantenerse despierta, desconecto sus circuitos y durante la noche permanecerá en coma. Pero le cuesta, tarda en apagarse. He cenado mucho, me sobran cien palabras, ha dicho, antes de sumirse en la oscuridad. Ya veremos mañana.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s