Notas para combatir el aislamiento. Cuarto jueves.

Van viniendo. No sé por qué, si aún es pronto, pero van viniendo. Se coge confianza, es lo malo. Basta que el ayuntamiento diga que se pueden coger cebollas o acelgas, para que todos salgan corriendo a pisar parcela. Llevan ya dos o tres días así, con el buen tiempo a su favor, haciendo apañitos con las cañas o roturando el terreno. O segando la hierba que empieza a estar alta, es verdad. Yo lo entiendo, y no debería exacerbar mis críticas que bastante tenemos cada uno con lo nuestro. No lo digo por eso. Más que nada lo digo  porque son la muestra de una confianza de la que quizás no habría que abusar. Lo noto ya en el aire, en ese silencio puro que poco a poco va encogiendo su manto de seda ante el incipiente run run de los motores calentando. Y yo creo que es pronto, y no porque lo crea yo. Son embargo, la confianza, la impaciencia…Ellos están a gusto, yo los veo, y qué felicidad observar sus rostros ansiosos de sudar, de llevarse un puñado de tierra, la misma tierra tal cual es, con hierbajos y tropezones secos, a la boca y masticarla con placer tras tantos días de ayuno forzoso. Claro que entiendo esa felicidad, quién no. Y la tolero. Ellos aquí, juntos pero separados, cada uno con su cubo y su azada qué mal pueden hacer a nadie. Y no lo hacen. Tal vez ellos no. Por qué, a ver, dime por qué iban a hacer ellos mal a nadie. Y en eso estoy de acuerdo. Pero la confianza, la impaciencia…F segó ayer, pasa hoy el motocultor y está abriendo con la ayuda de un paleta una compuerta en la acequia. T lleva dos días limpiando el canal, R está llegando a las ocho como en los viejos tiempos y no se va hasta las dos, orgulloso y hasta las cejas de barro y estiércol. J aprovecha para decirle a S que le pase el tractor, y se lo pasa. Por no hablar de M y L, míralos, qué contentos van empujando sus carretillas de grava. De verdad, que no es por nada. El ayuntamiento lo ha dicho: coger las cebollas, coger las acelgas, coger lo que os haga falta para comer y ya está. Sin embargo, la confianza, la impaciencia…

2 comentarios en “Notas para combatir el aislamiento. Cuarto jueves.

    1. Está fuera de toda duda. El texto original terminaba así: …confianza, indiferencia…ganas de sentirse vivo. Quité esta última frase porque lo daba por hecho y porque aportaba cierta solemnidad que el tono del texto no admitía. Déjame decirte, de todas formas, que la mayorìa son jubilados que antes no trabajaban el campo, incluso algunos son totalmente advenedizos. Pero eso no le quita importancia ninguna a tu comentario. Gracias, Tatiana. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s