Notas para combatir el ailamiento. Tercer lunes.

Los amigos y conocidos con los que hablo están bien (toco madera). La familia, también ( más madera). Más o menos todos tienen sus historias que contar. Como este maldito día de lluvia no me deja salir al camino a recoger material de inspiración, cruzo datos y analizo cuidadosamente las conversaciones mantenidas hasta ahora con ellos (lo tengo todo grabado, por su seguridad). No doy nombres por secreto profesional. Es lo menos importante. Lo que importa es el muestreo, la finalidad última de esta crónica (hoy toca crónica), es valorar el estado de ánimo general de aquellos a los que queremos. Ya adelanto una conclusión: están las cosas muy mal. Uno de mis amigos se queja de no tener calle. Vive en el campo, como yo, y sus ventanas dan a un extenso y arbolado terreno por donde no pasa ni dios. Tiene todo lo necesario, luz, agua, comida y televisión, pero se queja de no tener una calle y vecinos en los balcones con los que poder compartir jolgorio solidario y aplaudir. Dice que es lo que echa de menos, compartir jolgorio y solidaridad. No hay derecho, se lamenta. A los que se suben por las paredes les digo que aprovechen la oportunidad, que se fijen en su primo, que es escalador, y tiene toda la casa acondicionada para la práctica alpina. No se van a encontrar en otra. A los de los niño los comprendo, pero no tengo ningún consejo que darles. Que prueben con la tablet o con la play, a ver si se entretienen en algo, pero lo dudo mucho, los niños de hoy en día lo úmico que quieren es estudiar. Estudiar, estudiar y estudiar. Habría que tomar medidas. Los que sí me parecen admirables son aquellos que hacen en sus casas lo que hacen todos los días, se las apañan para marcarse unas rutinas y cumplirlas, luchan por no caer en la atrofia y la desesperación. Se levantan, se sientan en el sofá delante de la tele y no se vuelven a levantar en todo el día, ni para beber un vaso de agua, salvo los fines de semana, que no tienen nada que hacer. Son los únicos que teletrabajan. Tendríamos que aprender todos de ellos. No me parece bien, pero se lo perdono porque en el fondo tiene buen corazón, el caso de una sobrina que colabora en tareas solidarias repartiendo comida a ancianos confinados y pocos recursos: se queda con las tabletas de chocolate. “Es mejor que no se las coman, me dice, que tienen mucha azúcar”. Casi me convence, siempre pensando en los demás. Y siento decirlo, pero esta crónica no sería una cronica si no denuncio un caso familiar muy cercano, por muy doloroso que me resulte: el primer día de confinamiento, mi hermana pequeña le dijo a un empleado del súper que arrastraba una hilera de carros que no los colocara, que le iban a hacer falta. ¡Veinte carros! Con su acción, muchos clientes tuvieron que hacer la compra guardando los artículos en los bolsillos. Eso no está bien, hermana pequeña. La buena noticia es que ayer mismo me llamó otra sobrina de Madrid diciendo que habían encontrado a la niña. Llevaba dos días perdida porque habían estado jugando al escondite. Me sorprendió mucho porque viven todos juntos en una sola habitación, pero no le quise preguntar nada porque bastante tiene con lo que tiene. Y luego están los que se aburren, los que no saben qué hacer y desaprovechan el tiempo. Lo único que se les ocurre es escribir crónicas tontas y no hablan de los problemas reales. Si al menos escribieran poesías bonitas…

2 comentarios en “Notas para combatir el ailamiento. Tercer lunes.

  1. Llevas razón …cada uno a su manera.Podrías añadir a tu lista (manual ) una recomendación más : que se concentren en la preparación de la comida empleando las recetas más sofisticadas . Entre desayuno , comida , merienda y cena ( la cena con las velas es imprescindible) y el placer comiendo todo ello vestidos con los trajes para salir ( las mujeres bien maquilladas) se ocupará todo el tiempo necesario para no sentirnos mal. Al mal tiempo buena cara.
    Me alegro de que tu entorno familiar esta bien. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s