Notas para combatir el aislamiento. Viernes

Como estoy casi aislado, vino mi cuñado ayer a traerme unos encargos y fui a darle un abrazo, pero dio un paso atrás y con cara de susto me dijo que no me acercara, que era peligroso estar a menos de un metro. Nada, nada que si no no pararemos nunca este virus. Me quedé extrañado porque precisamente acababa de enterarme que entre cuñados el virus no se propaga, que un cuñado puede contagiar a cualquier otro miembro de la familia, a conocidos o a amigos, pero que es prácticamente imposible, vamos, imposible, que contagie a otro cuñado. Se lo dije y me preguntó que dónde lo había leído, que quién me lo había dicho, en qué fuente. En la del pueblo, le contesté. Que había ido esta mañana a por agua, como todos los jueves, y me encontré con Roberto, el cuñado de Raúl, que se lo había dicho el cuñado de María, la de la sierra, que a un cuñado vecino suyo, del pueblo de al lado, se lo había dicho el facebook. Que en China no se había dado ningún caso, ni en Corea ni no sé en cuántas partes del mundo más. Anda, anda…me dijo con cariño pero con algo de malos modos, venga, coge las bolsas y entra en tu casa, que eso son todo mentiras y fakes news, es que no te das cuenta? Y cogí las bolsas y entré en casa, triste y afligido, con un montón de natillas y arroz con leche que me mandaba mi hermana. Pero no tenía ganas. Para qué quiere uno tantas natillas si ni siquiera puedes darle un abrazo a tu cuñado…

6 comentarios en “Notas para combatir el aislamiento. Viernes

  1. Una noticia más : por fin me he enterado de una razonable explicación lo del pánico con el papel higienico. En China desde el principio fue recomendado llevar siempre el rollo del papel para tocar cualquier superficie protegiendose con el trozo de papel, así que no había y no hay manera de suministrar a todos los guantes. Así de sencillo.
    El razón se ha perdido pero el papel ya tenemos todos por si acaso.
    Ayer la primera vez ví en la tele el reportaje de la situación actual, me asusté y cuando hoy mi vecina del portal aburrida y con ganas de hablar me acercaba intentando establecer conmigo una conversación yo asustada cerré delante de su nariz la puerta del ascensor. Otra vez me siento culpable. .
    Un beso virtual a cientos kilimetros, no te asustes.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s