Veinticinco

En el mes de diciembre del 2007 N me visitó. Empezábamos a conocernos. El día que tenía que coger el avión, el que luego perdió, nos levantamos a las cuatro de la mañana y salimos pitando hacia Barcelona. Hacía frío, claro. A N se le caía el moquillo. Cogió un pedazo de papel que había en el salpicadero de mi coche y se limpió la nariz. Luego arrugó el papel y lo dejó en el cajón adosado al interior de su puerta, entre otras pequeñas porquerías que se habían ido acumulando. Hoy, buscando algo con lo que limpiar una mancha de aceite, lo he encontrado. He limpiado la mancha y luego lo he tirado a la papelera. Con alívio, con dolor, con pena, como se tiran las pequeñas porquerías que acaban convertidas en recuerdos.

Anuncios

9 respuestas a “Veinticinco

  1. Con alívio , con dolor , con pena rompemos las fotos , y los objetos personales de los que nos hicieron sufrir ( todavía más el papel con los mocos), lo hacemos cuando la herida todavía esta viva. Luego, muchas veces, me daba pena por eliminar todos los recuerdos materiales de la historia de mi vida. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s