Ave de paso

Se sienta frente a mí una mujer. Es un ave de paso. Viene, come de mi mano, y se va. Antes de que se vaya, mucho antes de que se vaya, yo ya la espero. La espero mientras llueve, mientras nieva, mientras tengo las manos frias. Vuelve en abril y trae tormentas que no deseo. Aún así, le limpio las alas, le lavo el pelo, duerme feliz en mi cama de barro. Pero se cansa. Se cansa pronto y de todo. De las tardes lentas, de las noches largas, de los besos densos. Añora el cielo y añora las distancias, los meses sin mí. Me ama mientras vuela.

MUJERES SENTADAS   Eladio Redondo  ed. Beltrónica   2012

 

 

Anuncios

19 thoughts on “Ave de paso

    1. Gracias, Paloma, hice una edición encuadernándolo en mi taller, para regalar a los amigos. No lo puse a la venta. Tengo pendiente algunos, aún, si me pongo a ello(que no sé cuando será), me acordaré de tí. Gracias de nuevo y un abrazo.

      Me gusta

  1. Regreso a este punto desde su futuro. Casi debería incluir en el comentario de “Aviso: contiene spoilers”, como se hace ahora con las reseñas de películas o series de tv.

    Vengo de pasear con Marosa, sus dobles y sus hombres lobo; de admirar reciclajes con espaldas masculinas, de correr con Zatopek a través de un vacío de indiferente cansancio. Me he encontrado con un ciclista aderezado con mustio laurel, con un confite que, como todos los confites, se entretiene rellenando crucigramas; he buscado el equilibrio imposible entre la urgencia de la idea y la pausa necesaria para rematarla, me he visto en peligro de incendio inminente, en peligro por un crecimiento desbordado… me he reconocido en el trance poético capaz de cambiar el curso de una vida.

    Y, sobre todo, he vuelto a disfrutar de tu formidable prosa.
    Gracias por compartirla, Eladio. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Xibeliuss, paso un momento a saludarte. Me alegro mucho de encontrarte, pero a tu generoso comentario no le basta con un gracias. No abro el blog desde hace un par de semanas, e ignoraba, hasta ahora, casi todo de él. Pero a tí no te podía obviar. Voy a estar algunas semanas más fuera de su alcance, y de todo lo que le sostiene. Sabes bien que estas desconexiones son de tanto en tanto necesarias. Tengo que pensar qué hacer con él. Además, el taller exige en este momento todo mi tiempo, y estoy dispuesto a dárselo. Me alegra muchísimo poder saludarte, Xibeliuss, y espero que podamos volver a intercambiar comentarios y pareceres pronto. Un abrazo grande, amigo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s