El piso 50

Cuando llegaron al piso 50, E le dijo a HR que por primera vez convenía mirar hacia abajo antes de seguir subiendo. Alrededor, la hierba había crecido muy poco y había sido mucha el agua usada para la ascensión. E no estaba seguro de que valiera la pena subir un sólo escalón más. HR trató de animarlo. Es verdad que la hierba era muy corta, y amarilleaba e incluso se secaba, a pesar del riego constante, en las zonas menos próximas a su centro de subida. Por no hablar del inmenso erial que se extendía hasta más allá de donde la vista podía alcanzar. Eso era verdad, le dijo HR a E, pero ahora había hierba donde antes había sólo un pedazo de tierra desnuda. Poca, muy poca, pero había crecido, y, pese a todo, resultaba satisfactorio contemplar su humilde brillo desde el piso 50. E miró hacia abajo y no contestó. Ciertamente, resultaba satisfactorio, pero E no contestó.

Anuncios

2 thoughts on “El piso 50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s