El tiempo, por si las moscas

Antes que el gazpacho, el bañador y el tinto de verano, antes incluso que la canción del verano, existían las moscas. Según Tito Monterroso, quien aprendió mucho de ellas, son junto al amor y la muerte los tres grandes Temas. El no lo escribe con mayúscula, pero yo sí, por el ridículo afán de corregir al gran maestro. Monterroso, como todo el mundo sabe, es el autor del cuento del dinosaurio, ese en que un pobre dinosaurio, amodorrado por la ingesta exagerada de masa forestal, sueña que es un hombre, casado y con dos hijos, que al despertar de un sueño etílico descubre con sorpresa que la botella aún seguía allí. El original de Monterroso es, desgraciadamente, un gran cuento de siete palabras de dificilísima adaptación al cine. Mi versión dinamita las doctrinas del maestro pero abre la puerta a las esperanzas de los guionistas. Escribir que “cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”, es poco, y el alcance de su mensaje llega hasta donde llegan los temas que no son grandes Temas. En mi humilde opinión, Monterroso perdió la oportunidad de escribir el mejor microrrelato de la historia si su protagonista hubiera sido la mosca. O la mosca, o el amor o la muerte. Cuando despertó, la muerte todavía estaba allí, por ejemplo. O la mosca. O el amor. Bueno, el amor no tanto, el amor no siempre está ahí cuando uno despierta. Pero un dinosaurio…Sorprende, no digo que no, pero es un impacto sin dolor, intranscendente, adaptable como mucho a las plasticidades del séptimo arte, siempre y cuando la botella aún siga ahí. No. Convengamos en aplicar al dinosaurio atributos prestados del Tiempo, un gran Tema excluído de la trilogía del maestro. Entonces a lo mejor sí, entonces a lo mejor uno despierta y comprueba atónito que la monarquía, esa arcaica forma de gobierno, sigue estando ahí, como un dinosaurio. Entonces a lo mejor sí, es el Tiempo el gran Tema y lo absurdo y lo anacrónico y lo inaceptable sostienen entre líneas su formulación. En ese caso, renuncio a mi versión y le devuelvo a Monterroso lo que es suyo, que ya es de todos. Y el cine nos sobra, con el cuento nos vale. Si no nos quedamos satisfechos, dedicamos el resto del  verano a leer la obra completa del maestro, antes de despertarnos, aunque Monterroso siempre estará ahí. Eso, hasta las moscas lo saben. Y si no, al tiempo.

Relojes de pared. Nuevos modelos. Diámetro: 30cm. Más modelos en categoria relojes.

Contacto: eladiore@yahoo.es

Anuncios

4 thoughts on “El tiempo, por si las moscas

  1. Grande, Monterroso. Siempre es un placer recordarlo.
    Sí, la mosca seguiría allí. Incordiando al dinosaurio. Y cualquier espectador pensaría que es la misma que hace vuelos rasantes en su habitación todas las noches de verano.
    Supongo que las moscas también nos verán a todos iguales.
    Saludos, Eladio.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s