cuaderno de verano. la perrada

Obligado a detenerme, até el caballo al pilón y me senté a la sombra del chamizo. La luz del desierto adormecía el aire y el fuego se fundía en la arena. A lo lejos, una polvareda difuminó la linea del horizonte. Apareció un hombre seguido de mil perros que ladraban y alborotaban, atados unos a otros por correas adornadas con cascabeles. Una obscena raza de mastines acaudillaba la vanguardia de la tropa, y a la cola, rezagados por la poca resistencia al medio, se arrastraban los lebreles. Al alcanzar la choza, con un gesto de la mano supo callar el hombre a la jauría. Luego se acercó hasta mí y me saludó a lo militar, llevándose la palma de la mano a la gorra. “Salud y en buena hora seáis recibido-le dije, sin moverme del sítio. Qué queréis de mí?”. Impasible, me contestó:”Agregaros a mi regimiento, que ya os falta poco para transformaros en can”

20160623_110015

contacto eladiore@yahoo.es

Anuncios

7 thoughts on “cuaderno de verano. la perrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s