Danilo Manso entre letrados

20160222_121224Al parecer, durante su estancia en Lisboa, Danilo Manso publicó algunos poemas en una revista local, una publicación aséptica de contenido mayoritariamente jurídico financiada por abogados jóvenes. La mujer que quiso enamorarle, también letrada y joven, le facilitó el acceso a la publicación. En realidad, no eran ni siquiera poemas, se trataba de breves fragmentos en prosa aprisionados entre farragosas sentencias relativas a divorcios: líneas, párrafos más o menos rítmicos con los que el articulista ilustraba sus tesis y Danilo pagaba sus bocadillos de chorizo. De aquella revista, que puede consultarse libremente en internet, he seleccionado este fragmento, lo he introducido en el ordenador y he aplicado un programa de versificación. El maquillaje no mejora el estilo ni redime su falta de entusiasmo. Sin escrúpulos admito que su valor está en matar el hambre, una variante no indigna de justicia poética que por imperativo legal Danilo Manso merece.

 

Me dijo que no encontraba en mí

al hombre que pudiera darle la felicidad

que ella buscaba.                                                                                                                                                                                                                                             O no lo dijo así,

simplemente dijo que yo estaba

más ausente que presente,

que se sentía lejos, que notaba

en mí una frialdad y una distancia

que le producía una sensación

de impertinente soledad.

 

Me dijo también que me quería,

no sabía por qué,

pero tampoco sabía hasta cuando.

 

Le dije que tenía razón, que seguramente

yo no era el hombre que necesitaba.                                                                                                                                                                                                                O no se lo dije así,

simplemente le dije que tenía razón,

que también yo la quería, sin saber

muy bien por qué.

 

Luego ella se fue y yo me quedé allí,

sentado,pensando

cómo terminar este poema                                                                                                                                                                                                 de amor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s