las libretas son para escribir (RL1)

Me hospedé al llegar a Lisboa en una habitación reservada con antelación. En internet, las fotos de casi todas las habitaciones se ven bonitas. Los detalles no se aprecian. Se aprecia el tono general, la disposición más o menos correcta del mobiliario, la falta de luz o su exceso. Contaba con televisión, conexión a internet y derecho a cocina. Estaba la ficha escrita en inglés, pero fácil, asequible incluso para mí. El centro quedaba a diez minutos a pie, había una estación de metro a tiro de piedra, una iglesia con su plaza y una casa de caridad. Esto último no lo ponía, lo vi luego. Tampoco ponía que era un barrio fértil en soledades, pero aún no he encontrado uno que no lo sea. En fin, la habitación era una buhardilla y no tendría ni cinco metros. El armario y el escritorio, siameses enganchados por la pierna, encajaban difícilmente bajo el techo inclinado. La cama, enfrente, también encajaba. Sin necesidad de andar nada, abrías una puerta que daba a un pequeño balcón desde el que veías los tejados de Lisboa. Eso me gustaba. La cama era confortable, para qué mentir, y si no hacías otra cosa que echarte en ella todo el día y cerrar los ojos la sensación que conseguías era de suite. En la mesita de noche había una lámpara, pero no había enchufe. El único enchufe que había estaba entre el armario y el escritorio, detrás de la pata que los unía, y encima del primero, el televisor, pero no lo podías encender porque el cable no llegaba, y si intentabas, como intenté, bajar el televisor hasta el escritorio, entonces lo que no llegaba era el cable de la antena. La cocina estaba al final de un pasillo que estaba al final de un pasillo. Era la cocina de la familia. Yo nunca cociné, aunque hubiera podido hacerlo. Sólo ponía los yogures y el queso en la nevera. Vivían en la casa un matrimonio con un hijo pequeño y un señor con bigote y barriga con aspecto de suegro. Pakistaníes. La mujer era hermosa. Miraba de lado, con ojos de prohibición. Por la mañana, al coger mis yogures, yo la veía haciendo pan y decía para mí: qué hermosa es esta mujer que hace el pan. La cocina no era muy acogedora, más bien era oscura y cenicienta, pero los trajes de la mujer le daban un regocijante esplendor. Su marido era una persona amable y atenta. Me propuso que me quedara a vivir con ellos para siempre, si quería. Le dije que me lo pensaría,tampoco tenía otra cosa que hacer. Hablaba en inglés, muy parecido al de la ficha, pero me costaba un esfuerzo mayor poderlo entender. En todo caso, asentía cortésmente a lo que decía, o negaba, según fuera el caso. Me dijo que estaba trabajando en un  proyecto muy interesante. Me dijo que el proyecto en el que estaba trabajando estaría culminado en breve. Si quería, me dijo, podía unirme a él. Ya veré, ya veré, le dije yo. Entonces me cogió de la mano, abrió una puerta de una habitación que se encontraba a su espalda y me hizo entrar. La habitación era grande, confortable y luminosa. El suelo estaba alfombrado, la cama cubierta con dosel, un juego de sofás forrados con terciopelo miraban a la calle a través de grandes ventanales con arcos de herradura. En un rincón había una cítara apoyada en un cojín y una mesita con dulces, dátiles y almendras tostadas. Llegaban de la calle gritos y voces que se asemejaban al murmullo de  un río fértil y manso. Me invitó a sentarme en uno de los cómodos sofás y se sentó a mi lado. “En ningún sitio estarás mejor que aquí”, me dijo, dando a entender que aquella habitación podía ser mi nuevo hogar. “Te quedas o no?”

Continuará (si me quedo)

LIBRETAS.  Grandes: medidas 15cm×21cm   Pequeñas 11cm×15cm

MATERIALES: cartón gris y papel nobel.

Contacto: eladiore@yahoo.es

 

Anuncios

3 thoughts on “las libretas son para escribir (RL1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s